Burros: El reflejo de “hundimiento”

0

WN-DonkeySinking-001Los burros tienen una gran cantidad de comportamientos que los propietarios podrían encontrar extraños. Uno de ellos es bajar su columna vertebral, o “hundirla”, cuando se coloca una mano sobre su espalda. No todos los burros lo harán, pero muchos de ellos, especialmente cuando son jóvenes o no han sido tocados de forma rutinaria. Yo personalmente he tenido experiencia con burros que se hunden hasta el punto de bajar al suelo sobre sus rodillas y vientres. Usted también puede reconocer este comportamiento comúnmente en gatos y perros.

Con el fin de entender lo que está pasando, es importante entender la anatomía equina intervertebral. “Intervertebral” se refiere a la abertura entre dos vértebras articuladas para el paso de los nervios hacia y desde la médula espinal. Cuando un potro nace, sus huesos y cartílagos son suaves y flexibles, y sus nervios en estas áreas son hipersensibles -especialmente sobre la columna vertebral.

WN-DonkeySinking-002 WN-DonkeySinking-003

Un potro que no ha tenido el beneficio de la impronta será mucho más sensible y reactivo generalmente al tacto que uno que ha pasado por el proceso de impronta desde el nacimiento. La impronta comienza a desensibilizar las terminaciones nerviosas en todo el cuerpo donde se toca el animal. Sin embargo, el foco principal está por lo general en la cabeza, el cuello, las orejas, alrededor de los ojos, la boca y las piernas hacia abajo, con sólo una sola vez que pasa sobre la espalda y el anca. Por lo tanto, la parte de atrás no recibe tanta desensibilización durante la impronta y es ignorada en gran medida hasta que el aseo entra en escena, y más tarde, el arreo y el equipamiento.

WN-DonkeySinking-004A medida que el potro crece, los músculos comienzan a desarrollarse debajo y alrededor de los nervios gracias al ejercicio constante. Cuando los músculos se fortalecen y se tonifican, aunque todavía mantienen su elasticidad, ejercen presión sobre los nervios desde el interior del cuerpo. Usted comenzará a notar que el potro que solía “saltar” al tocarlo, está cada vez más tolerante, y sus reacciones no son tan bruscas y exageradas. Los potros que son más activos en su ejercitación tienden a hundir menos sus espaldas, ya que sus músculos endurecidos han comenzado a desensibilizar los nervios en cierta medida. Los músculos más suaves, destonificados no afectan a los nervios de la misma manera, por lo cual los potros menos activos usualmente tendrán una reacción más drástica al tacto.

Con el tipo correcto de ejercicios de conducción pasivos controlados, el cuerpo del potro puede crecer adecuadamente, acondicionando los músculos de forma simétrica permitiendo que el cuerpo desarrolle una postura equina balanceada. Este acondicionamiento permite el movimiento eficiente, una circulación sanguínea máxima, el funcionamiento previsto de los órganos internos, articulaciones que se flexionan correctamente, e impulsos nerviosos que se disparan de una manera sin obstrucciones y saludable. Cuando el animal no está ejercitado con un buen equilibrio postural en mente, su manera de andar puede verse comprometida. Aunque su movimiento desequilibrado puede no ser evidente para el ojo no entrenado, aún puede producir pinzamiento de nervios y dolor. Si usted tiene un animal que se hunde a su tacto, depende de usted determinar si la reacción es un caso de sensibilidad debido al contacto mínimo, o un caso más grave de compresión de los nervios.

WN-DonkeySinking-005Usted puede ayudar a desensibilizar a su equino de una manera saludable continuando con la impronta a lo largo del proceso de entrenamiento. No limite la impronta a un ejercicio en el nacimiento, sino que preste atención a cada fase y oportunidad para el tacto. Cuando asea con la rasqueta por ejemplo, preste especial atención a la presión sobre diferentes lugares del cuerpo de su equino. Puede aplicar más presión en las áreas con más grasa, pero asegúrese de aliviar la presión sobre las áreas óseas, ya que puede causar dolor. El exceso de presión sobre los nervios espinales producirá el efecto de hundimiento. Al utilizar sus cepillos sobre el cuerpo, asegúrese de usar golpecitos cortos en lugar de trazos largos. Los golpecitos cortos inducen una mayor presión pasiva sobre los nervios, lo que no sólo elimina la suciedad de forma más eficiente, sino que también proporciona una presión más soportable a lo largo de los nervios que eventualmente minimizará la sensibilidad de su equino. Con estas prácticas cuidadosas y minuciosas, el efecto de hundimiento pronto desaparecerá.

Este tipo de prácticas de entrenamiento inicial mejorará en gran medida la experiencia de entrenamiento, tanto para usted como para su equino. Todas las conductas, buenas o malas, surgen del modo en que usted actúa con su animal, y sólo se ganará su confianza cuando usted haga que se sienta bien. Cuando él se sienta bien, su comportamiento será bueno. Prepararlo adecuadamente antes de pedirle que lleve el arreo y el equipamiento, y más tarde, un jinete, hará que sea más fácil para él aceptar el proceso, y evitará los comportamientos adversos e incluso las consecuencias dolorosas o graves que se pueden desarrollar sin la preparación adecuada. Sea paciente y siempre tómese el tiempo para hacer las pequeñas cosas que mejorarán su tiempo juntos. ¡Valdrá la pena el esfuerzo!

 

Leave a Reply

error: Content is protected !!